Otro sitio más de WordPress.com

Más reciente

Día cuatro sin ti

.

.

.

.

me abandonaste a las tres en punto

el reloj lleva cuatro días marcando las tres y cinco

.

.

.

0017

.

.

.

.

Si he de vivir sin ti, que sea duro y cruento,

la sopa fría, los zapatos rotos, o que en mitad de la opulencia

se alce la rama seca de la tos, ladrándome

tu nombre deformado, las vocales de espuma, y en los dedos

se me peguen la sábanas, y nada me dé paz…

No aprenderé por eso a quererte mejor,

pero desalojado de la felicidad

sabré cuánta me dabas con solamente a veces estar cerca.

Esto creo entenderlo, pero me engaño:

hará falta la escarcha del dintel

para que el guarecido en el portal comprenda

la luz del comedor; los manteles de leche, y el aroma

del pan que pasa su morena mano por la hendija

Tan lejos ya de ti

como un ojo del otro,

de esta asumida adversidad

nacerá la mirada que por fin te merezca

.

.

.

Julio Cortázar

.

.

.

 
.

Anuncios

Morir de amor

.

.

.

.

es un dolor asumible.

Lo insoportable es resucitar solo.

.

.

.

de la red

.

.

.

cemetery-1670223_960_720

.

.

.

.

No es que muera de amor, muero de ti.

Muero de ti, amor, de amor de ti,

de urgencia mía de mi piel de ti,

de mi alma de ti y de mi boca

y del insoportable que yo soy sin ti.

Muero de ti y de mí, muero de ambos,

de nosotros, de ese,

desgarrado, partido,

me muero, te muero, lo morimos.

Morimos en mi cuarto en que estoy solo,

en mi cama en que faltas,

en la calle donde mi brazo va vacío,

en el cine y los parques, los tranvías,

los lugares donde mi hombro acostumbra tu cabeza

y mi mano tu mano

y todo yo te sé como yo mismo.

Morimos en el sitio que le he prestado al aire

para que estés fuera de mí,

y en el lugar en que el aire se acaba

cuando te echo mi piel encima

y nos conocemos en nosotros, separados del mundo,

dichosa, penetrada, y cierto, interminable.

Morimos, lo sabemos, lo ignoran, nos morimos

entre los dos, ahora, separados,

del uno al otro, diariamente,

cayéndonos en múltiples estatuas,

en gestos que no vemos,

en nuestras manos que nos necesitan.

Nos morimos, amor, muero en tu vientre

que no muerdo ni beso,

en tus muslos dulcísimos y vivos,

en tu carne sin fin, muero de máscaras,

de triángulos obscuros e incesantes.

Muero de mi cuerpo y de tu cuerpo,

de nuestra muerte, amor, muero, morimos.

En el pozo de amor a todas horas,

inconsolable, a gritos,

dentro de mí, quiero decir, te llamo,

te llaman los que nacen, los que vienen

de atrás, de ti, los que a ti llegan.

Nos morimos, amor, y nada hacemos

sino morirnos más, hora tras hora,

y escribirnos y hablarnos y morirnos.

.

.

.

.

Jaime Sabines

.

.

.

 

.

.

.

.

Déjame entrar…

.

.

.

.

déjame ver algún día

como me ven tus ojos

.

.

.

 Julio Cortazar

.

.

.

.1

.

.

.

.

.

.

Todos los gurús espirituales

los maestros en educación emocional

los psicólogos que hablan de no anclarse a nadie

los místicos que promulgan el camino de la autosanaci´n

aquellos que miran por tu crecimiento personal

los expertos en autoestima

los que recomiendan ser fuertes

y depender sólo de uno mismo

tienen razón,

pero yo soy más feliz cuando tú me miras.

.

.

.

.

 
.

.

.

.

 

El amor es una memoria educada

.

.

.

.

o un olvido insistente

.

.

Jaime Sabines

.

.

.

.

6cab238128d0cb8f3acf952ff60c0759

.

.

.

.

Somos tan complicados nosotros,

tan llenos de misteriosos resortes,

de resonancias secretas,

de alianza y hostilidades,

de encuentros y desencuentros…

Jugamos un ajedrez casi demoníaco y maravilloso

.

.

.

Julio Cortazar

.

.

.

.

.

.

.

 

A veces tengo miedo de mi corazón

.

.

.

.

 

.

.

.

.

Ya he probado las prisas

el sexo exprés y los amores precipitados

la abolición de las preliminares

los ombligos pasajeros

los te quiero a primera vista

los cuerpos fugaces 

las bodas en Las Vegas

las cremalleras atropelladas

me enamoré de desconocidos

y los desquise a contra reloj

Ya no quiero eso

necesito encontrar un amor a fuego lento

.

.

(de la red)

.

.

 

 

 

.

.

.

Hay cuerdas en el corazón humano

.

.

.

.

que sería mejor no hacerlas vibrar

.

.

.

Charles Dickens

.

.

.

.

Boat on the beach

Boat on the beach at Baltic Sea

.

.

.

Yo sé que él es una lejana soledad,

a la que no tuve ni tendré nunca acceso.

Así estamos,

cada uno en su orilla,

sin odiarnos,

sin amarnos,

ajenos.

.

..

.

.

Mario Benedetti… La tregua

.

.

.

.

.

.

.

Tengo ganas de ti

.

.

.

.

.

hasta cuando no tengo ganas de nada

.

.

.

.

heart-lollipops

.

.

.

 

Tengo ganas de ti

Por todo lo que he imaginado, soñado, deseado. Tengo ganas de ti.

Por lo que sé y aún más por lo que no sé. Tengo ganas de ti.

Por ese beso que aún no te he dado. Tengo ganas de ti.

Por el amor que nunca he hecho.

Tengo ganas de ti aunque nunca te he probado.

Tengo ganas de ti, de ti entero.

De tus errores, de tus éxitos, de tus equivocaciones, de tus dolores, de tus simples

incertidumbres, de los pensamientos que has tenido y de los que espero que hayas

olvidado, de los pensamientos que aún no tienes.

Tengo ganas de ti.

Tengo tantas ganas de ti que nada me basta.

Tengo ganas de ti y no sé ni siquiera por qué…

……………………………………………………….. TENGO GANAS DE TI!

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

..