Otro sitio más de WordPress.com

Archivo de Autor

Prepara tus tiempos

.

.

..

para ti tengo los míos

,

,

,,

.

.

.

.

.

No puedo decirte

que puede que te quiera

pero si un día crees que me amas

no creas que tus recuerdos me molestan

y corre,

corre hasta perder el aliento

ven a buscarme

Si un día crees que me quieres,

no esperes un día

ni una semanas

porque no sabes donde te lleva la vida

 ven a buscarme

Si el disguto de la vida te llega

si la pereza de la vida,

se instala en ti,

piensa en mi,

piensa en mi

.

.

.

.

.

 

Anuncios

Ese vacío que siento

.

.

.

.

al levantarme

después de haber soñado contigo

.

.

.

.

.

.

.

.

No podeís dar medicina

a un ánimo enfermo,

arrancar de la memoria

una tristeza arraigada

borrar las turbaciones

escritas en el cerebro y,

con algún dulce antídoto de olvido,

despejar el pecho atascado

con esa materia peligrosa

que abruma el corazón

.

.

.

.

Macbeth….. Shakespeare

.

.

.

.

 

 


Desperté

.

.

.

queriendo soñarte

.

.

.

.

efimero

.

.

.

Es verdad que hay sentimiento

que es mejor que se queden en lo platónico

y es mejor recordarlos así

irreales

inacabados

porque eso es lo que los hace perfectos

.

.

de la red

.

.

.

.

.

.

.

.


Contigo

.

.

.

.

.

no se puede más

que la caricia y la distancia

.

.

.

.

.

Julio Cortázar

.

.

.

.

0002

.

.

.

Hay dolencias peores que las dolencias,

hay dolores que no duelen, ni en el alma

pero que son dolorosos más que los otros.

Hay angustias soñadas más reales

que las que la vida nos trae, hay sensaciones

sentidas sólo con imaginarlas

que son más nuestras que la misma vida.

Hay tantas cosas que, sin existir,

existen, existen demoradamente,

y demoradamente son nuestras y nosotros…

Por sobre el verde turbio del ancho río

los circunflejos blancos de las gaviotas…

Por sobre el alma el aleteo inútil

de lo que no fue, ni puede ser, y es todo.

Dame más vino, porque la vida es nada.

.

.

Fernando Pessoa

.

.

.

.

 
.
.
.
.


Hoy te extrañé

.

.

.

.

me hiciste falta

aquí te lo escribo por si el destino

quiere que lo leas

.

.

.

0063

.

.

.

No sólo por gozarte te he buscado;

también te quiero para padecerte,

porque el solo placer de poseerte

no me da la plenitud de haberte amado.

Te sufro con dolor, con alegría,

con deleite, con odio, con dulzura

cuando amanece en tí y cuando llueve

y con felicidad que también es agonía.

Si algún día nací fue para verte;

por saborear tu acidez y tu dulzura,

para gozarte amor y padecerte.

.

.

.

de la red

.

.

.

.

.
.
.
.


Si solo tenemos esta noche

.

.

.

.

… quédate

.

.

.

.

 

.

images

.

.

.

.

.

Se van tus manos sobre mi mirada

la sostienes, la sueltas.

Embistes mi hombro izquierdo,

lo sitias desde el cuello,

lo asaltas con las flechas de tu boca.

Embistes mi hombro izquierdo

feroz y dulcemente a dentelladas.

con su modo redondo

de hacer pasar el tiempo entre los besos

y somos dos volutas de humo

flotando en el espacio

llenándolo con chasquidos y murmullos

o suavemente quedándonos callados

para explorar el secreto profundo de los poros

para penetrarlos en un afán de invasión

de descorrer la piel

y encontrar nuestros ojos

mirándonos desde la interioridad de la sangre.

Hablamos un lenguaje de jeroglíficos

y me vas descifrando sin más instrumentos

que la ternura lenta de tus manos,

desenredándome sin esfuerzo,

alisándome como una sábana recién planchada,

mientras yo te voy dando mi universo;

todos los meteoritos y las lunas

que han venido gravitando en la órbita de mis sueños,

mis dedos llenos del deseo de tocar las estrellas

los soles que habitan en mi cuerpo.

Una mansa sonrisa empieza a subirme por los tobillos,

se va riendo en mis rodillas

sube recorriendo mi corteza de árbol

llenándome de capullos reventados de gozo transparente.

El aire que sale de mis pulmones va risueño

a vivir en el viento de la noche

mientras de nuevo embistes mi hombro izquierdo,

feroz

y dulcemente

a dentelladas.

.

.

.

.

 
.
.
.
.


Yo te quiero…

.

.

.

.

porque al escuchar tu nombre

necesito sujetarme el corazón

.

.

.

.

0036

.

.

.

.

Y perdone usted si de mis labios surgen letras

y silencios que lo incomode,

pero me es preciso y necesario decirle sin rodeo alguno,

que usted me gusta, 

más de lo que quisiera,

más de lo que puedo admitir

y menos de lo que me gustará mañana

.

.

.

.

Blaster

.

.

.

.

.


.
.
.
.
.